Archivos mensuales: diciembre 2018

LAS OLLAS A PRESIÓN: CONSEJOS DE USO Y CAMBIOS DE REPUESTOS

No es necesario ser una ama de casa o un ocupado cheff para querer cocinar a la velocidad de la luz, al mismo tiempo que se desea tener carnes y granos muy blandos. Para lograr esto, no es necesario hacer pasantías en la Nasa; solo basta tener una olla especial para esta tarea, y esa olla es la grandiosa olla a presión, que además de economizar tiempo, también economizará gas o electricidad. Y si con el uso prolongado comienza a desgastarse, no presenta ningún problema ya que la variedad de repuestos ollas a presión que existen harán de su reparación algo fácil de realizar para tenerla siempre al momento de necesitarla.

Estas ollas a presión no son más que recipientes herméticos que alcanzan altas presiones debido a que cuando el agua comienza a hervir, el punto de ebullición aumenta a medida que se eleva la presión, lo que se garantiza con el cierre hermético que presenta la olla, logrando cocinar cualquier alimento que en ella se ponga a hervir.

Esta olla a presión consiste en un recipiente que gracias a su válvula libera solo el vapor, mientras que se llega a un determinado y alto punto de ebullición donde se libera la presión interna constante.

Cocinar y conseguir repuestos ollas a presión no es nada complicado y, aunque cada tipo de modelo tiene sus instrucciones de uso, el común denominador consiste en cocinar los alimentos a una temperatura que va desde los 110°C a los 120°C, consiguiendo que se guisen en un tiempo menor al que se gastaría con una olla común.

Su funcionamiento se debe llevar de acuerdo a pasos simples pero importantes como que no debe llenarse la olla a más de dos tercios de su capacidad asegurándose también de que los alimentos que se van a cocinar contengan el agua suficiente para su cocción y así evitar que se quemen por falta de agua.

Al momento de que comience a hervir y salga el vapor se debe tapar la válvula por 15 o 20 minutos dependiendo de lo que se quiera cocinar y luego apagar la olla. Si el vapor no sale en ningún momento se debe apagar la olla y esperar a que se enfríe para destaparla y revisar la válvula que puede presentar obstrucción.

Cuando se termine el tiempo estipulado para el hervor de los alimentos, se debe apartar la olla del fuego y esperar a que se calme a temperatura ambiente y si hay mucha prisa también se puede colocar bajo el chorro del grifo para que se enfríe rápidamente.

Los modelos de ollas a presión y sus accesorios se han actualizado en varias ocasiones. Se comenzó utilizando una de cuero de aluminio con una tapa en relieve del mismo material y soporte de acero inoxidable. Operaban con una válvula movediza que liberaba la presión cuando se alcanzaba su límite máximo dentro del recipiente.

Luego llegaron las que operan con una válvula accionada por un resorte y por varios ajustes de presión. Estas ollas no liberan presión durante su funcionamiento utilizando en su lugar un indicador de aumento de presión quien avisa si esta en los valores adecuados o si por el contrario debe retirarse del fuego.

Y están las de última generación que son las ollas a presión eléctricas que incluyen una fuente de calor eléctrica que se regula de manera automática para mantener la presión incluyendo también una válvula que secciona por medio de un resorte. No se recomienda abrirla por medio de un método de liberación rápida siendo operada con precaución cuando se libera el vapor ore dio de la válvula.

 

 

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn