Cuidar el cuerpo sin cargar grandes pesos

Conservar nuestra salud tiene mucho que ver con las costumbres que debemos de tener para encontrarnos bien, una alimentación adecuada, la actividad física y mental, además de un buen aseo son fundamentales en todas las etapas de la vida. Al envejecer, estas obligaciones se incrementan y quizás sería el momento idóneo para analizar que puede ser lo que nos vendría mejor.

Una adecuada alimentación es imprescindible en un ser humano, siempre que nos preocupamos por la forma de alimentarnos diremos que es más improbable que caigamos enfermos. Siempre que a nuestro organismo le suministramos sustancias que de ningún modo le benefician, podemos ponernos enfermos.

Dependiendo de los años que tengamos es aconsejable una clase de dieta distinta. Cuando nos vamos haciendo mayores la necesidad de nutrientes diremos que es más baja,originado por el deterioro de nuestra masa muscular. No obstante es apropiado en algunas ocasiones aumentar la cantidad de vitaminas y minerales para guardar en trasteros. Esto significa que las personas mayores tienen que tomar pocas grasas y a cambio acrecentar  el consumo de verduras, cereales y frutas.

De ninguna manera diremos que es preciso que el doctor nos informe para cambiar los habitos alimenticias, nos tenemos que anticipar y así conseguiremos beneficiar a el cuerpo.

Probablemente va a ser suficiente con pequeños cambios. La nutrición en ningún caso tiene que llegar a ser un problema, ni siquiera tendremos que creer que las correcciones que llevemos a cabo nos priven del placer de las comidas, tendríamos que disfrutar sabiendo lo que nos podría desfavorecer. Podremos hacer platos nuevos y sabrosos con la gran variedad de alimentos sanos que podemos ver en el mercado.

Al cuerpo le va a sentar bien que hagamos algún tipo de ejercicio. De esa manera tendremos muchos menos contratiempos de cara a nuestra salud y seremos más felices. Pasar demasiado tiempo sentado puede provocarnos ciertas enfermedades como pueden ser la hipertensión o la obesidad.

Hacer ejercicio físico no implica cansarse, hemos de empezar lentamente y aumentaremos el ritmo sin llegar a forzar el cuerpo.  Si somos mayores no necesitaríamos acudir a un centro deportivo, también es bueno caminar por el campo o jugar a la petanca. Lo primordial es mantenerse en movimiento y tener trasteros de alquiler. Si tenemos ya más de sesenta ó de ningún modo hacemos ejercicio va a ser mucho mejor acudir al doctor con el fin de que nos aconseje.

El deporte acerca a las personas de la misma manera que incentiva nuestra mente. Siempre que los seres humanos se unen con el fin de hacer ejercicio se desarrolla un ambiente de fraternización. Se ayudan unas a otras, surgen bromas de tal forma que será fácil hacer amistades en estas circunstancias.

Para finalizar podríamos comentar que para mantener nuestro cerebro en buena forma tenemos que desarrollarlo.Los individuos enérgicos e incluso minuciosos conservan mucho mejor las habilidades al ir pasando la vida que aquellos que no han desarrollado su mente mucho. Nuestra actividad mental la podemos incrementar a cualquier edad, de hecho muchos hombres y mujeres ejercitan actividades mentales cuando dejan de trabajar porque de ningún modo podían con anterioridad.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn