El tigre regalador

Las alhajas suelen ser el accesorio ideal para completar el look. Las joyas revelan mucho de los señores y las señoras que se las ponen, reflejan aprecio o incluso van a tener connotaciones religiosas y fanáticas. Y además desvelan circunstancias sociales asi como estar casado, verdaderamente son parte de la existencia de cualquier persona al igual que podríamos saber el modo de ser de regalos originales curioseando las alhajas que tiene.

Al seleccionar una alhaja, discreta u ostentosa, se consiguen descubrir los gustos de esa persona y por supuesto si está triste o alegre ese día. Las piezas de joyería nos muestran también su nivel de fantasía.

En la actualidad las alhajas resultan bastante baratas, alianzas o también aljófares se podrán poner para cualquier ocasión. Igualmente a la hora de ir a celebraciones podríamos ponernos piezas de joyería y cuando nos decantamos por pantalones e incluso un calzado más descuidado.

LLevando alhajas tenemos total libertad, dado que para nada es necesario seguir las modas, aunque bastantes individuos se ponen regalos personalizados realmente valiosas de cara a dar a conocer su poder adquisitivo.

Las piezas de joyería son elegancia, podríamos resaltar la cara llevando aros o incluso el escote con un colgante.

Si nos ponemos alhajas lo más recomendable será no pasarse, dado que en algunos casos abusamos mostrando la parte más estrambótica de la personalidad.

Una alianza de boda encarna la relación por parte de un hombre y una mujer, son joyas bastante preciadas debido a el relato que ocultan y sin duda el valor que cobran.

En algunas circunstancias disponemos de joyas que recibimos de un familiar. Dicha joya tendrá mucha importancia para nosotros debido a que hará que recordemos muchas veces a ese ser querido.

Hallamos piezas de joyería que llegan a ser fetiches, pueden tratar padecimientos pero además preservan a el ser humano que las lleva puestas. Esas alhajas se relacionan con la religión, aportan seguridad e incluso incrementan la energía de la persona que las lleva encima.

Hace muchos años las piezas de joyería eran símbolos de autoridad y riqueza. Los varones importantes de la ciudadanía se ponían mucho las joyas y además para protegerse de los choques de los armamentos de la antigüedad, no obstante cuando llega el s 20, esos estilos varian, los chicos se ponen joyas que peguen con las ropas que se llevan hoy en día asi como los gemelos o los pisa corbatas. Hoy observamos a un gran número de individuos con aretes, pulseras o incluso colgantes. Las hembras de hoy tienen interés en alhajas distintas pero además refinadas. Las joyas varian con el objetivo de satisfacer sus gustos.

Ahora, os vamos a dar algunas advertencias con objeto de mantener sus joyas bien:

Diremos que es imprescindible no rozarlas, lo más considerable va a ser comprar cajas pequeñas y después guardarlas cada una en una bolsa.

Si nos despojamos de la joya hemos de restregarla con un trapo con el fin de eliminar grasas y también transpiraciones.

De ningún modo tenemos que ponernos alhajas cuando hacemos deporte o incluso cuando nos damos un baño.

Si percibimos que la alhaja tiene mucha suciedad, lo mejor diremos que es acudir a una joyería.

tenga presente que debe conservar sus pulseras como si fueran una reliquia, posiblemente algún día lo sean.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn